martes, 20 de marzo de 2007

Ideas para Mejorar Lavapiés

De la colaboración entre varios vecinos, hemos ido colgando documentos de diferente tipo: 1- plantillas en relación a la convocatoria vecinal (Carteles en Color, Blanco y Negro, Octavillas, Firmas de e-mail...) pensadas para que las personas que quieran divulgar la reunión del sábado, lo puedan hacer entre los amig@s, familiares y gente o colectivos interesados en el barrio. 2- Se han colgado también otros archivos oficiales, como el leído por un vecino en el pleno del ayuntamiento, reclamando medidas concretas para la mejora del barrio. Y 3- El último documento es una recopilación de ideas para mejorar Lavapiés, que nació entre varios vecinos a modo de "Lluvia de ideas". No es un documento final sino más bien una semilla a la espera de que otros vecinos redacten más ideas (o nos rebatan las que proponemos) y nos las reenvíen. Esperamos redactar un primer borrador de iniciativas. Esperamos que se descarguen los documentos y que nos comenten que les parecen. Y que nos envíen sus documentos, fotos o lo que quieran publicar en torno al barrio, para incluirlos de alguna forma en esta convocatoria.

Vecinos de Lavapiés

26 comentarios:

info dijo...

que quieren? transformar el barrio de lavapies en huertas/ latina/ o cosa parecida?el lugar que se puede vivir en madrid es en lavapies.. el resto es el saneamiento facha!

Somos vecinos dijo...

Estimado info:

Nuestras intenciones no pasan por ninguna ideología política o intereses inmobiliarios.
Nuestro interés principal es unir nuestras voces para mejorar
la calidad de vida del barrio, que pasa por saneamiento, tranquilidad y sano disfrute de los espacios públicos.

Te invitamos a leer los mensajes de la gente que ha participado en
este blog y contrastarás que hay muchas situaciones diferentes
a la percepción que tú tienes
del barrio.

Un Saludo

Juan dijo...

Hay gente que se cree que Lavapiés es un parque nacional o algo así, un pueblo de Astérix o un zoo. Se piensa que "la vida verdadera" es la de este barrio. Por eso muchos de ellos salen de las aburridas urbanizaciones de sus papás en las afueras de Madrid y vienen aquí a vivir "de verdad", a mezclarse con el lumpen y a demostrarse a sí mismos y a los demás lo multiculturales o lo ciudadanos del mundo que son.
Esto se traduce en ordas de jóvenes de alta cuna disfrazados de indígena que tocan el tambor a todas horas, dan serenatas nocturnas en la calle Argumosa, se lo pasan pipa y ojo! no se te ocurra llamarles la atención acerca de que están molestando al vecindario con su nulo talento a la guitarra un lunes a las 3 de la madrugada porque te llamarán... fascista!!!! llegaron muchas cartas al director en El País protestando por estos simpáticos y ociosos trovadores nopcturnos.
A parte son grandes defensores de la cultura de la indigencia y sus costumbres, les fascina la pobreza y la marginación y claro, no quieren que su barrio pierda todo ese "sabor" a lo "auténtico" y acabe siendo como el chalet de sus padres. Por eso, como en el comentario del principio,nos llaman fachas a los que defendemos un Lavapiés sin basura, sin camellos, indigentes ocupando plazas y sin basura. Sólo falta que nos llamen racistas...
Vivir en un barrio multicultural como nuestro querido Lavapiés no supone ni echar la culpa por los problemas a los inmigrantes, cosa que debería ser totalmente desterrada de este blog y de la gente que apoye este movimiento (afortunadamente se está haciendo) y por el lado contrario, el de nuestros simpáticos amigos que se piensan que por tocar el tambor a las 5 de la mañana están interados en otra cultura, no hay que hacer exaltación de ello, la convivencia y la multiculturalidad no es disfrazarse con las ropas de otro país para quedar bien con el vecino extranjero, es simplemente saludarnos y tratarnos todos como iguales, tratar a tu vecino senegalés o peruano o chino como a la señora Paquita del 4º, no como a un bicho raro, exótico y fascinante. Afortunadamente esto ocurre en mi bloque y me hace sentir muy feliz.

Alex dijo...

Lamento comprobar que sí hay censura en este blog, ante opiniones personales, incluso cuando los mensajes son de apoyo.

Es una lástima porque, personalmente, me hace recelar sobre quién o quiénes están detrás de todo esto y se puede perder apoyo para una causa en principio justa e interesante.

Creo que un mayor éxito de esta iniciativa pasa por escuchar lo que TODO EL MUNDO tiene que decir y no limitarse a escuchar lo que uno quiere.

Eso si, los mensajes que defienden que el problema es de inmigración, esos se publican.

Querido moderador, espero que haya sido un descuido (curiosamente, posteé mi comentario en dos posts distintos por error, y curiosamente en ninguno de los dos aparece publicado).

El sábado estaré allí para veros las caras y convencerme de lo que estoy empezando a sospechar, o celebrar una buena iniciativa. Espero lo segundo.

Obviamente nunca saldrá publicado este comentario, pero ahi lo leeis vosotros, que yo no tengo ningún afán de protagonismo.

Suerte.

Somos vecinos dijo...

Alex no se ha dejado de publicar ningún comentario de manera deliberada. Y con los que no estabamos de acuerdo se han editado (por insulto o referencia explicita a algún vecino en particular) de todas formas revisa TODOS los mensajes... porque a veces el momento en que tu lo envías, en el que nosotros lo podemos leer y la hora en que se puede publicar difieren; porque tenemos otras obligaciones y trabajos, además del blog está la convocatoria, que ya es un "curro" importante. Enviannos los mensajes que dices que no te hemos publicado y lo haremos con gusto, y haz una copia directa al e-mail vecinosdelavapies@gmail.com

Y por favor no receles de nuestras intenciones, puedes estar seguro de que son sinceras, aunque no estaremos de acuerdo con TODOS las opiniones al 100%, respetamos las ideas de todas las personas y estamos abiertos a discutirlas. Un saludo

Vecinos de Lavapiés

Somos vecinos dijo...

Alex revisa en los últimos comentarios, en la Entrada "LAVAPIÉS NO PASA" y encontrarás un mensaje tuyo publicado, que empieza y termina así...

Alex dijo...

Bueno, dificil situación...

¡ANIMO!

¡POR UN BARRIO DE TOD@S Y PARA TOD@S!

19 de marzo de 2007 16:43

(Supongo que te referiras a este mensaje, porque o no nos han llegado más, o lo borramos por equivocación)

qué (poca) fe dijo...

Aplaudo las ideas recogidas y denuncias recogidas tanto en la declaración leída en pleno el pasado enero, como el borrador de ideas para mejorar el barrio. Echo, sin embargo, en falta acciones de concienciación ciudadana específicas para el barrio, sobre todo en lo que a limpieza y respeto a los espacios comunes se refiere. No se trata sólo de que haya más dotación de limpieza, sino de que los propios vecinos ensuciemos menos, respetemos más nuestro entorno, denunciemos más los casos de suciedad o deterioro de la vía pública. En definitiva, se trata de empezar a generar un cierto "orgullo" de barrio que nos lleve a querer que esté guapo, limpio. Es algo que en Barcelona se hace muy bien a nivel barrio y a nivel ciudad (como por ejemplo Barcelona ponte guapa!). Estas acciones de concienciación habría además que realizarlas en varios idiomas para que lleguen a todos los vecinos.

Polonia210 dijo...

A mí me parece genial la iniciativa del chaval o chavala que va dando spray a todas las mierdas de perro que hay en la calle Embajadores. Las da con el spray y les pone una banderita para que a los dueños se les caiga la cara de verguenza con las "obras de arte" de sus perros.
Por otro lado, he visto los carteles y he de reconocer que los prejuicios me decían que tuviera cuidado con vuestra asociación. Me daría mucho miedo encontrarme patrullas ciudadanas o cosas por el estilo por el barrio. O reclamar más policía que lo único que hace es reprimir y ya tenemos bastante con tenerla a todas horas dando vueltas vigilándonos.
Yo no paso del barrio, y cuando veo algo que no me gusta lo digo personalmente, aunque me lleve malas contestaciones por parte de otros vecinos. Por ejemplo, quizás os parezca una chorrada, pero en el centro de Madrid tenemos un problema bastante grande con las palomas, que traen suciedad y enfermermedades a nuestras casas. Es una auténtica plaga que nuestros simpáticos vecinos colaboran a engrosar con sus miguitas de pan o barras de pan directamente tiradas por el suelo. Se nota que ellos no tienen que vivir en pisos donde las palomas nos "cagan" literalmente las ventanas y se meten en casa directamente (esto es real!).
Respecto a los botellones, yo defiendo el derecho a beber en la calle pero sin molestar a los vecinos y tirando la basura en el contenedor. La casa es nuestra casa ¿harían eso en su propio salón? no, evidentemente.
Por otro lado, el polígono industrial que tenemos en el barrio es demencial. El otro día iba hacia Tirso de Molina y me topé con una pequeña manifestación de empresarios contra la regulación de la carga y descarga. ¿su derecho a vender es más importante que mi derecho a ir tranquila por la calle Embajadores sin tener que soportar contaminación sonora brutal?

El tema de la droga y los niños traficantes y esnifando pegamento, es mucho más complejo y la verdad es que me supera, pero no creo que la solución sea traer más policía. Por favor, no lo permitamos.

Polonia210
Una vecina del barrio desde 1994

Miguel dijo...

Es posible que en los últimos días hayamos podido sentir una pequeña mejora en la seguridad y limpieza de alguna de nuestras calles. Esto podría ser debido a un efecto anticipatorio de esta convocatoria, lo que debería servirnos a los vecinos para animarnos a seguir porque estamos ya viendo que si los vecinos no nos movemos no se hace nada pero si nos movemos sí conseguimos avanzar. Nos guste o no, las soluciones dependen de nosotros, de los vecinos. Y nos tenemos que mover, porque a pesar de este trabajo “anticipatorio” de policía y limpieza, los delincuentes que todos conocemos siguen siendo los “guardianes” y “centinelas” de las entradas de calles como Lavapiés, siguen actuando impunemente cuando se va la policía, como si los vecinos no les viésemos o no existiésemos.

Es interesante ver que algún vecino no percibe tanta delincuencia, inseguridad, o violencia. Esto es debido a que la delincuencia y la violencia tienden a concentrarse en puntos y áreas concretas si se les deja actuar (la regla 80/20, el 80% de los actos tienden a concentrarse en el 20% de los lugares y/o víctimas). Y se les deja actuar debido en parte al único sistema de seguridad que tiene la policía aquí: Observación y espera a comisión del delito - detención - requisado de “evidencia” (lease droga o artículo robado, que por cierto, tiene que existir, y ante puras agresiones las evidencias son más difíciles de obtener) - denuncia (alguien tiene que denunciar porque si no, no hay proceso) - obtención de testigos - proceso judicial - condena - castigo (por fin, dos años más tarde), que es el instrumento para que el delincuente “escarmiente” y no delinca más. Este sistema complicado (más aún de lo que parece) y costoso en recursos es prácticamente el único que tienen los órganos de seguridad para que no haya delincuencia. Esta “judicialización” de la seguridad ciudadana, reactiva y basada en el castigo, no puede ser la única forma de minimizar la delincuencia en nuestras calles y casas.

Necesitamos formas de actuación que realmente trabajen la seguridad ciudadana, en el sentido pleno de la palabra, ya que si hay que esperar a que se cometa el delito, la actuación ya no es de seguridad, es de justicia, aunque tenga un indirecto, lejano, y discutido efecto preventivo Existen también formas de intervención de tipo preventivo y disuasorio sobre el lugar y sobre la situación delictiva. Esto pasa por la existencia de policía de calle (de proximidad, de barrio, comunitaria, o como quiera que se le llame), que se centre en los problemas, analice el comportamiento habitual de los delincuentes y su lógica, que busquen fórmulas para conseguir que al delincuente le cueste más delinquir, que perciba más riesgos, que no obtenga recompensas, que vean menos oportunidades, que tenga menos excusas para delinquir, etc. Y trabajando coordinadamente con los diferentes órganos de seguridad y sobre todo con los servicios sociales, coordinados a su vez por agentes de calle, que colaboren con diferentes medidas preventivas, dando salidas reales a estos chavales, disminuyendo sus excusas al trabajar también desde dentro, colaborando con las victimas, etc.

¿Tan difícil es? Que no nos den excusas de que no hay recursos, porque no depende de los recursos, depende de saber priorizarlos en los lugares donde se concentra la delincuencia. Con menos recursos de los actuales se puede hacer más. Tampoco nos den excusas de que entonces la delincuencia se desplaza a un lugar cercano, porque diferentes estudios muestran que por regla general el efecto es el contrario.

En la convocatorio del sábado tendremos que estar, aunque solo sea para mostrar que los vecinos no somos un mero decorado, que los delincuentes no son anónimos para los vecinos y que sus fechorías no nos pasan desapercibidas. Eso sí, observando el respeto para todos y la tranquilidad de todos. Vamos a mostrar que los vecinos sí que sabemos encontrarnos en la calle de forma “segura” y por ello, libre y en convivencia.

Gracias a todos los organizadores de este evento por todo el esfuerzo, que creo que ya es un éxito.

Miguel

Un vecino más dijo...

He leído algunos mensajes críticos con esta movilización y me parecen totalmente injustos. Lo que pedimos los vecinos de Lavapiés es bastante razonable: vivir en paz, que la venta de droga y la delincuencia no siga apoderándose de la calle, que el espacio común esté razonablemente limpio. Sólo eso.

No queremos que Lavapiés sea Chueca, ni Latina, ni Huertas. Nos gusta como es. Por eso hemos elegido este sitio para vivir. Y pensamos así tanto los emigrantes españoles que vinimos a vivir aquí, como los que llegaron de otros lugares más lejanos. ¿Tan difícil es de entender esto?

Preguntad a los restaurantes de bangladesh, a los de las tiendas de chinos, a los de las teterías marroquís. Todos queremos lo mismo. Por favor, que nadie contamine esta acción ciudadana tan positiva que se ha puesto en marcha. En Lavapiés no sobra nadie, sólo la delincuencia, la venta de droga callejera y la suciedad.

Ánimo, vecinos, así se hace un barrio. Nos vemos el sábado en la plaza

ana dijo...

Pues sí, y ójala mañana la manifestación sea reflejo de todo lo que dices. Ójala estemos todos los habitantes de nuestro querido barrio independientemente de dónde vengan.
Lavapiés no será Huertas, Chueca o La Latina, Lavapiés será Lavapiés.

rafael dijo...

He vivido muchos años en Lavapies y, aunque ahora resido en Ciudad Lineal, sigo siendo vecino vuestro y estoy con vosotros. Lavapies es un barrio capaz de buscar soluciones a estos problemas.

rafael dijo...

Estoy muy de acuerdo con Polonia 210, pero creo que vosotros no sois de esos que van por la noche en bandos con palos y todo eso.
No se si me habéis censurado o que yo no envié bien el escrito, pues soy novato del ordenador.
Estoy con vosotros para afrontar y buscar soluciones a los problemas del barrio y esta tarde ire a mi querida plaza para vernos.
No entiendo muy bien la clausula de la aprobación total, pero supongo que en general estoy de acuerdo con la mayoría de las cosas del blog.
os desea salud y suerte
un taxista de Lavapies

Somos vecinos dijo...

Gracias Rafael por confiar en nosotr@s...

Con todas las cosas que tenemos que hacer, no podemos publicar los mensajes en el acto y nos vemos obligados en el blog a moderar los mensajes, porque siendo reivindicaciones que creemos justas, no queríamos que se colaran mensajes de tipo racista o insultos directos a algún vecino. Pero para nuestra sorpresa hay civismo absoluto, y aunque hay comentarios y posiciones en contra de el encuentro de hoy (los menos), han sido muy respetuosos y por eso no ha habido que "rechazar" ningún mensaje, moderar a "alguno" y felicitarnos tod@s por la participación.

Albert dijo...

La emigración tiene su parte positiva, gente que viene a trabajar y a crear riqueza. Pero el
el primer problema viene cuando los beneficios de la emigración no repercuten en el resto de la sociedad, cuando sólo benefician a los "Julián Muñoz" de turno. Esto sucede cuando por ejemplo se emplea mano de obra ilegal, sin papeles, sin pagar a la seguridad social y evadiendo los impuestos. También sucede cuando propietarios irresponsables empiezan a alquilar pisos "patera", pensando en el máximo beneficio económico posible para ellos.
El segundo problema, consecuencia del primero es que los dirigentes sólo han tenido en cuenta los "beneficios" que generan los emigrantes, pero han ignorado los costes que suponen para la sociedad: Educación, sanidad, seguridad, etc...
Estos gastos deben de poder cubrirse, porque sino se hace las consecuencias pronto son evidentes: Fracaso escolar, enfermedades, inseguridad ciudadana, etc...
El tercer problema es que se ha presentado a España como la panacea, como un país maravilloso donde se tiene un gran nivel de vida. Eso es absolutamente falso, este es un país con graves problemas de desarrollo, problemas ambientales de desertización, con una escasa inversión en I+D, con grandes desigualdades sociales y cuyo crecimiento económico se basa principalmente en la construcción. Una construcción desmesurada muy por encima de las necesidades reales, y que sólo tiene un fin especulativo. En muchos casos las nuevas construcciones no tienen ni siquiera asegurado el suministro de agua.
Al presentar España de una manera errónea, se ha creado un flujo migratorio desmesurado, muy por encima de las necesidades reales.
El cuarto problema relacionado íntimamente con el anterior es la falta de control en la emigración, falta de control que se produce por la propia situación del Estado que no funciona como es debido. No se vigilan las fronteras y se deja entrar a cualquiera, lo que evidentemente facilita la entrada de todo tipo de delincuentes:
Casos tristemente famosos el de Tony Alexander King sobre el cual la policía española ignoro las advertencias de peligrosidad desde el Reino Unido o el del ecuatoriano Gilbert Chamba Jaramillo "El Monstruo de Machala".
El problema de la delincuencia se agrava al haber entrado mucha mas gente de la que nuestra sociedad puede mantener e integrar, con lo que difícilmente tienen posibilidades de conseguir un futuro mejor. La opción de la delincuencia se vuelve extraordinariamente atractiva, a más de ser próxima. El hecho de que muchos emigrantes vayan a barrios que ya eran "nidos de delincuencia" autóctona antes del fenómeno de la emigración acelera el proceso, evidentemente.
Las consecuencias de esto no se han hecho esperar:
Oleadas de robos a viviendas, comercios y polígonos industriales, tráfico de drogas, prostitución, bandas latinas, asesinatos (59 en 2006 sólo en Madrid), etc...
El peor problema es que la emigración sigue entrando, cuando ya hace mucho que hemos superado el nivel máximo asumible, y los políticos no hacen absolutamente nada por remediarlo.

Una Mujer dijo...

¿ Por qué la gente sigue viendo a la policía como medida opresora?, no entiendo el comentario de Polonia.

Mejor sería verla con menos frecuencia, pero tal como están las cosas yo necesito de su presencia. Alguna vez he tenido que pedirles que me acompañaran al cajero a sacar dinero, o que me siguieran con la vista hasta entrar en el patio de mi casa.

Tengo turno de tarde en mi trabajo y llego a casa pasadas las 12 de la noche, así que....

Desde aqui doy mil gracias a todos los vecinos y a la policia que me aporta tranquilidad y sosiego con su presencia.

Anónimo dijo...

El comentario de Albert me parece absolutamente acertado y muy bien documentado. Coincido contigo en todo.
El Estado español no gobierna para la ciudadanía. Más bien parece que busca los resultados macro-económicos, a costa de lo que sea: precariedad, gente que trabaja en la economía sumergida (veintitandos millones de euros anuales, más que en ningún país de la U.E.), descuida los gastos sociales, etc.
Esto lo pagamos siempre los más débiles y humildes, como está pasando en le barrio de Lavapiés, que se sabe muy bien que es un hiper-mercado de las drogas de todo tipo; encima suciedad, incivismo y abondono institucional.
Esta iniciativa me parece genial y yo apoyaré y ayudaré todo lo que pueda, porque vivo aquí y quiero vivir en paz y como en un lugar civilizado, cosa que no opino de Lavapiés, por desgracia.

iván dijo...

Los mayores delincuentes que hay en España son españoles de pura cepa. Eso sí, roban con mucha elegancia y sin violencia, defraudando miles de millones a Hacienda o contratando gente sin papeles. Hay muchas modalidades y además no está del todo mal visto, quién no conoce a alguien que se pavonea en público de lo que ha defraudado o del dinero negro que guarda debajo del colchón.
El Estado debería emplearse a fondo con estos delincuentes y por otro lado debería invertir mucho en educación para que las próximas generaciones no sean unos "Poceros" o unos "Zaplanas" en potencia.

En el caso de Lavapiés los mayores culpables de su degradación también son españoles:

el ayuntamiento por su dejadez y sus intereses en permitir que el barrio se degrade para dejar paso a sus amigos especuladores (españoles)una vez que hayan echado a parte de sus habitantes.

Muchos de los dueños de pisos (españoles)sin escrúpulos que cobran precios abusivos y permiten que se hacinen todas las personas necesarias para pagarlo.

Consumidores habituales de droga que vienen a comprarla aquí, ya sean porros, cocaína o heroína. El 99 de ellos son españoles, si no hubiese demanda tampoco habría la saturación de oferta que tenemos que aguantar con todos los problemas que ello trae.

Los vendedores de droga, en su mayoría menores marroquíes sufren el abandono por parte de los servicios sociales (españoles).¿Cómo es posible que nadie se haga cargo de ellos? Si con menos de 18 años están el calle vendiendo droga y esnifando pegamento ¿qué va a ser de ellos???
La policía tan criticada por algunos les ha salvado la vida en varias ocasiones que se han peleado con botellas rotas y de no haber intervenido a tiempo hubiera habido víctimas.

Los ruidos nocturnos también son provocados por una mayoría de españoles, extranjeros también pero mucho menos. Las serenatas nocturnas de los buenrollistas de Argumosa son casi exclusivamente cantadas por españoles (también consumidores de droga), los aficionados al tambor y los que van a los bares y salen pegando gritos y cantando también son españoles.

Los mendigos de la plaza con su peculiar botellón e 24h. al día y 7 días a la semana también son españoles, son ellos los que tienen la plaza que parece el Madrid de Alatriste, los que se mean, rompen botellas y monopolizan el espacio público por sus santas narices.

Y para terminar son muchos los españoles que con su pasividad o su elitismo frente a los políticos consiguen que estos se sientan como con un cheque en blanco a la hora de hacer lo que les de la santísima gana. Si cada 4 años las urnas rindieran cuenta de verdad frente a lo que ha hecho un alcalde en sus 4 años de gobierno otro gallo nos cantaría. Por desgracia este no es el caso de Madrid y España en general.

Así que por favor basta ya de acusar, los emigrantes en España son las mayores víctimas, no los culpables, bastante negro lo tienen como para que encima les carguen más muertos encima.

Somos vecinos dijo...

Estimado Iván.

Gracias por participar en este blog y dar tu opinión sobre la situación de Lavapiés. Todos los puntos de vista, todas las ideas, todas las advertencias y recomendaciones, siempre que sean en positivo y respetuosas, ayudan a mejorar el barrio. Gracias.

Sólo recordarte un detalle: los que hemos puesto en marcha esta queja pública jamás hemos hablado de nacionalidades. El debate no es el origen de la gente, sino las actitudes incívicas y el abandono de los poderes públicos hacia el barrio.

Por favor, que nadie os confunda ni nos confunda. La venta de droga en la calle, la delincuencia, la suciedad y el olor a orines de ciertos rincones de nuestro barrio no tienen nacionalidad. Si alguien comete un delito, hay que reprendérselo, haya nacido en Madrid o en Medellín. Los tambores y la música en la calle están muy bien, pero a las 4 de la mañana no, es de sentido común. Si alguien lo hace a esa hora, hay que reprocharlo, da igual si el tamborilero ha nacido en Teruel o en Vladivostok. Que quede claro: vamos contra actitudes, no contra personas.

Gracias por tu colaboración y por aportar tu opinión.

Anónimo dijo...

vaya vaya..si empezamos con censura mal vamos, habra que empezar a correr la voz sobre que clase de gente sois que borrais mensajes de los que respetuosamente se muestran contrarios.

Somos vecinos dijo...

Estimado vecino anónimo.

Debe haberse producido algún error: no hemos dejado de publicar ningún mensaje recibido. Sólo hemos obviado, y lo seguiremos haciendo, aquellos mensajes que insulten, falten al respeto, hagan ataques personales contra alguien o inciten al odio y la violencia. Si has enviado anteriormente algún comentario y no ha aparecido, no nos consta. Por favor, vuelve a enviarlo, necesitamos oir tu voz y que la escuche todo el barrio.

Esperamos tu opinión. Ayúdanos a mejorar el barrio. Tus ideas son tan válidas como las nuestras.

Una última cosa: si observais algún retraso temporal entre el momento de enviar vuestros mensajes y su publicación, se debe a que quienes promovemos este foro estamos a la vez atendiendo a nuestros trabajos.

Gracias y disculpad nuestra torpeza.

Anónimo dijo...

Para Iván:
Yo vivo en Lavapiés, justo al lado de la plaza y realmente me da igual que el incívico, el camello, el borracho, el violento o el ruidoso de madrugada sea español como yo o no lo sea; me da exactamente igual.
Lo único que tengo claro es que quiero vivir en un barrio que no esté lleno de esta clase de cosas, como está Lavapiés para nuestra desgracia.
Quienes de esa guisa viven que se vayan a vivir a una cueva y si son delincuentes que se les aplique la Ley, sencillamente. Para eso es esta plataforma de vecinos de Lavapiés, para conseguir vivir como personas civilizadas, aquellos que así lo pretendemos y deseamos.
Nuestra unión es para eso, porque ya estamos HARTOS, BIEN HARTOS.
Nada más.

pete dijo...

Querido amigo no queremos que nadie se vaya a vivir a ninguna cueva, lo que queremos además de soluciones policiales para el tráfico de drogas (preventivas y/o policia de cercanía, que no llenar el barrio de policia nacional) es que la gente cambie sus actitudes y actividades. Que haya albergues en condiciones y baños públicos si hace falta. No debemos confundir el mensaje, porque si no podemos caer en mensajes de limpieza de otro tipo y creo que eso no lo quieren los Vecinos de Lavapiés

Iván dijo...

Querido anónimo,
soy Iván, en el largo mensaje que escribí acerca de la nacionalidad de los que degradan el barrio (ya sea desde arriba, desde el ayuntamiento o desde las constructoras o desde abajo, los que demandan venta de todo tipo de drogas)suelen ser españoles. A mí, al igual que tú, me traen sin cuidado las nacionalidades, con mi mail sólo quería responder a otros mensajes anteriores en los que se nos daba la tabarra con que por culpa de la supuesta "mano abierta" del gobierno frente a la inmigración nos vemos como nos vemos. Simplemente estoy cansado de que la gente relaciones inmigración con delincuencia cuando hay delincuentes españoles que compiten por el tamaño de sus yates.

Por otro quería felicitaros por la manifestación, a mí me encantó, como diría Rajoy fue bella y preciosa. Una de las cosas que más me gustó fue el detalle de la música, que tocara un chico el piano (maravillosamente por cierto) y para finalizar otro cantando a capela con dos narices, también muy muy bien. Además, y lo que más me gusta, totalmente alejado del tópico buenrrollista de que Lavapiés es algo así como el Bronx y aquí estamos todo el día haciendo grafittis, con el hip hop y el rollete Manu Chao, en resumen, los típicos plastas que se creen ciudadanos del mundo por dal coñazo a todas horas con el tambor. Afortunadamente a parte de tambores, pelos rastas y hiphoperos arrogantes hay mucho más y mucho más original, estos dos chicos que nos alegraron la tarde con su música son claro ejemplo de ello. Siempre que paso por la plaza-vertedero-urinario confluencia de Lavapiés y Jesús y María escucho a un chico tocando el violín. Que sepa que me alegra el día y me hace más soportable pasar por ese vertedero de plaza.
Saludos a todos
Iván

Anónimo dijo...

Para Iván:
Yo no seré el que asocie delincuencia a inmigración, más que nada porque me da exactamente igual de dónde sean los que nos están jorobando la convivencia y cometiendo delitos incluso penales, al parecer con el beneplácito de las autoridades municipales.
Lo único que yo quiero, y el resto, es que esto deje de pasar y por eso vamos a dar la tabarra donde haga falta.
Yo voy mucho por el centro (Sol, pl. Mayor, etc.) y ahí se ven constantemente patrullando a pie todo tipo de policías. ¿Tú las ves por Lavapiés? Pues en Lavapiés hay mucho más que patrullar que por el centro mencionado.
Nos tienen PREMEDITADAMENTE abandonados y a esto no hay derecho.
Aquí las mafias campan a sus anchas, en clarísimo perjucio de las personas que sólo queremos trabajar y estar en paz sin molestar a nadie, ni cometer delitos.
Esto es lo que se tiene que terminar, pero ya.

cms dijo...

¿Premeditadamente abandonados? Si en Lavapiés se han metido miles de millones de pesetas en los últimos años... A ver si va a ser que lo que pasa es que las inversiones públicas han ido destinadas a "adecentar" el decorado y se han despreocupado de la gente que vive aquí con menos recursos. Desde hace tiempo se ha hablado de pisos tutelados para menores (hay alguno, insuficiente), de albergues para transeúntes (pero cómo invertir en reconocer que hay gente que vive en la calle y además hacerlo en Centro...), de servicios sociales de atención especializada, incluso de dotaciones "marginales" (fuentes, urinarios públicos...), etc. Lo que pasa es que el dinerito se ha ido en que Lavapiés "parezca" otra cosa, pensando que el tiempo y el mercado se encargarán de poner a cada uno en su sitio: ampliación del Reina Sofía, aparcamientos subterráneos, UNED, Circo Estable, el paso del Olimpia al superValle-Inclán, medidas de rehabilitación de viviendas sin control sobre la especulación... todo eso se entiende desde la administración como un proceso de "regeneración" que va a traer gente nueva al barrio, y que esa gente se ocupará de "marcar", desde nuevos criterios, lo que debe haber y lo que no en Lavapiés, en una tarea para la que el ayuntamiento se ofrece gustoso. Me temo que algunas iniciativas ciudadanas en los últimos tiempos coinciden, aun sin pretenderlo, con ese proyecto regenerador: si repasamos algunas de ellas (el Plan de Acción de Lavapiés, por ejemplo), nos encontraremos con una enorme "sinergia" entre ayuntamiento y vecinos para priorizar cuestiones como la seguridad, la limpieza, el tráfico (las cuestiones relativas a la urbanidad y las buenas costumbres) sobre otras posibles: la intervención social directa contra la exclusión de algunos sectores (mayores y jóvenes con pocos recursos, por ejemplo), la vivienda, los espacios de participación, la generación de economía social... Lo que pasa es que centrarse en estas cuestiones urgentes sería poco menos que reconocer que aquí no todo el mundo vive estupendamente y, en consecuencia, dotar al barrio de recursos especiales para las situaciones de emergencia social (y cómo hacerlo sin construir un gueto si no es con compromiso ciudadano), y eso no encaja con el escaparate del centro madrileño residencial, turístico y mono que se pretende. Así que el ayuntamiento, "premeditadamente", lo único que hace es seguir con su plan a medio plazo: que la inciativa privada, bien subvencionada, y los ciudadanos de bien indignados cumplan con su papel de depuración y regeneración. Tarea difícil, porque no se cambia a toda pastilla cinco mil infraviviendas por cinco mil apartamentos de lujo; no se puede "limpiar" Tirso de Molina de "indeseables" y que estos no se vayan a otro sitio; no se elimina la espiral de ilegalidad de ciertas drogas y marginalidad de su consumo y de su tráfico cambiando los puntos de venta; no se cambia el deseo de lucro rápido (sea vendiendo pisos o costo o cocaína) sin promover otros modos de consumo y de vida (qué puedes ofrecer como alternativa a un chaval que maneja pasta con el trapicheo cuando sus posibilidades se reducen a muy legales empleos precarios o sobreexplotación); no se consigue que la gente no haga algunas cosas en la calle cuando no hay otros espacios donde hacerlas... En fin, típica retahíla de obviedades que, sin embargo, no se pueden dejar de tener en cuenta si no se quiere que, como hace el ayuntamiento, solo se limpie la fachada o, lo que es lo mismo, que se eliminen los problemas... porque se han ido a otro lugar