martes, 4 de marzo de 2008

¿PARA CUANDO LAS INVERSIONES SOCIALES EN LAVAPIÉS?

Son muchos los mensajes llegados en las últimas semanas a este blog vecinal celebrando el reforzamiento del servicio de limpieza que se está aplicando en nuestro barrio, así como el operativo de presencia policial. Sin embargo, los comentarios de los vecinos continúan señalando situaciones cotidianas que atentan contra la convivencia del barrio.

El Pleno del Consejo de Seguridad, celebrado el pasado 5 de febrero en la Junta Municipal, fue un fiel reflejo de ese estado de ánimo, entre optimista e insatisfecho, que tiene el vecindario. La mayoría de los vecinos reconocieron que la situación de nuestras calles ha mejorado con respecto al año pasado, pero numerosos asistentes llamaron la atención sobre aspectos que siguen pendientes de ser resueltos, o que no se están atendiendo correctamente.

Así, el actual operativo policial establecido en la Plaza de Lavapiés y en calles aledañas es, en opinión de los vecinos, manifiestamente mejorable. Varios ciudadanos denunciaron que la presencia policial, que ha ayudado a mejorar la seguridad subjetiva del vecindario, convive a diario con delitos como el trapicheo de droga, que continúa practicándose impunemente a escasos metros de donde se sitúan los corrillos de agentes uniformados, o los robos en cajeros automáticos.

Por este motivo, los vecinos pidieron en el Pleno que los agentes destinados al barrio adopten otra actitud más dinámica (más rutas a pié por las calles y menos corrillos de uniformes ocupando la plaza), que estén mas atentos a las situaciones delictivas que se siguen dando (venta de droga y robos, principalmente), y a la vez sean sensibles con la realidad de nuestro barrio (algunos vecinos solicitaron la presencia de agentes con un conocimiento mínimo de idiomas que ayude en la eficacia policial contra los delitos habituales del barrio). De igual modo se reclamó que el operativo de presencia se prolongue hasta más tarde durante las noches.

Por otro lado, los vecinos reclamaron que este esfuerzo policial y de limpieza vaya acompañado de un programa de acciones sociales que incidan sobre las razones de fondo que laten bajo los problemas del barrio. En el anterior Consejo de Seguridad, celebrado la primavera pasada, el Ayuntamiento prometió medidas en el frente social, pero a fecha de hoy seguimos sin conocer en qué consistían esas acciones. Continuamos reclamándolas, convencidos de que la convivencia no va a llegar sólo poniendo más policías y barrenderos, sino atendiendo a las deficiencias sociales que sufre Lavapiés y potenciando la actividad ciudadana, cultural y comercial del barrio. Emplazamos al Ayuntamiento a trabajar a fondo en ese camino; e invitamos también a la Comunidad de Madrid y la Delegación de Gobierno que sumen sus esfuerzos y se impliquen, más allá de las declaraciones institucionales. Que se note que todos los responsables institucionales apuestan en serio por Lavapiés.

De igual modo, animamos a los vecinos a salir a nuestras calles, ocupar los espacios públicos y disfrutar de las mejorías alcanzadas, así como a mantener vivo el espíritu de preocupación y cariño hacia nuestro barrio. La convivencia ha de empezar, en primer lugar, por nosotros mismos. Cuidemos nuestro barrio y enseñemos a nuestros vecinos y visitantes a cuidarlo. Lavapiés es de tod@s. ¡Trabaja tú también por la convivencia!

13 comentarios:

Miguel dijo...

Hola, vecinos. Gracias por tocar el tema de los métodos de la policía en el último Consejo de Seguridad, al que, debido a las horas, muchos no podemos asistir. Aunque es evidente el esfuerzo de la policía por atender las demandas de los vecinos, es también evidente que sus métodos del S. XIX no obedecen a problemáticas del S. XXI. Es muy frustrante ver día a día lo que vemos delante de las narices de la policía, quienes no pueden hacer gran cosa porque cumplen órdenes. Los mandos policiales deben de estar abiertos a nuevos métodos para problemas de hoy en día.

Anónimo dijo...

Muy buenas. ¿A qué nuevos métodos policiales te refieres, Miguel, para los problemas de hoy en día?
Si se me permite el chiste fácil, a lo mejor no los dices no vaya a ser que nunca los pongan en práctica.
Bueno, hecha la gracia fácil..., creo que dices bien cuando aludes a los mandos policiales y clarísimamente a los mandos más altos.
Podíamos copiar lema ese de Teruel También Existe y donde pone Teruel ponemos Lavapiés.

Anónimo dijo...

Esta bien que se incida en el tema de la limpieza, ya que por muchos barrnderos que haya, en la calle Lavapies cerca de la Plaza con la cantidad de comercios hindúes, está hecho una guarrería. Se comen las naranjas y tiran ni ningún temor las cascaras al suelo, produciendo resbalones y el consecuente peligro. ¿Por qué tengo yo qu enseñar a estos señores a cuidar SU barrio, y a no ensuciarlo? Se les tenía que caer la cara de vergüenza, por ver gente que recoge la suciedad que ellos provocan voluntariamente

Anónimo dijo...

Ayer circuló por el barrio una información que creo que debe ser tenida en cuenta. Parece ser que hay autorizada una reunión de un grupo político de ideología ultraderechista (con sus consiguientes fobias)para este viernes, día 29 de febrero, a las 20:30 h. en la Plaza de Tirso de Molina.
Se ha lanzado una convocatoria para que los vecinos muestren su rechazo a la expresión de ideas xenófobas (o, directamente, racistas) y excluyentes como las que pueden surgir de este tipo de grupos.
El asunto es que el barrio va a estar calentito. Si los poderes políticos no actúan inmediatamente la seguridad de los vecinos se va a ver claramente amenazada.
Veremos a quienes defiende ese día la policía.
Creo que estas informaciones sobre zonas calientes deben de ser tenidas en cuenta por todos del mismo modo que cuando se marca en un mapa una calle con un gran trozo de mierda, de esos que manchan a conciencia.
Un abrazo.
Jonkar.

Anónimo dijo...

De acuerdo con el último comentario (28 feb). A buen seguro esos que irán a manifestarse de ultraderecha no son del barrio; o sea, sembrarán el enfrentamiento y luego se largarán. Pero mucho cuidado porque además son personajes que suelen llevar armas y las usan; siempre han sido así y el que quiera puede informarse de las víctimas que han dejado.
En cuanto al comentario del 25 feb le digo que lo que dice es cierto, pero no es toda la verdad ni mucho menos; Madrid ha sido históricamente durante siglos una capital muy poco higiénica y entre los autóctonos hay también muchos incívicos, así que no se ponga únicamente el acento en un sector de los que ensucian.

Anónimo dijo...

Este barrio seguira estando sucio durante muchos años...

El problema no es lo mucho o poco que el ayuntamiento este limpiando lavapies, el problema esta en la gente sucia que hay aqui y esto no se cambia en cuestion de meses.

Si la gente ensucia por falta de cultura posiblemente deje de hacerlo cuando tenga que pagar ello. Se ponen multas de 80 euros por aparcar mal, cuanto cuesta ensuaciar la calle?

Anónimo dijo...

El problema de ensuciar no es sólo un problema de Lavapiés. He vivido en muchos barrios y la gente ensucia poco más o menos igual que aquí. El problema que hay aquí que no hay en otros barrios es el hacinamiento. Hay mucha población en poco espacio y eso lo agrava.
En otros lugares la gente también tira la mierda al suelo tan alegremente.
Estos días están diciendo que España es el país del mundo, según nº de habitantes, donde más cocaína, hachís y drogas de diseño se consumen. Otro record más de los negativos.
En fin.

Anónimo dijo...

La suciedad no es un problema de hacinamiento, el problema es que la gente es SUCIA. El hacinamiento genera otro tipo de problemas. El que se dedica a pegar patadas a los cubos de basura, el que hace pintadas, el que deja los cartones de su tienda en la calle, el que no recoge la mierda de su perro... es que tiene un problema de cultura, no de hacinamiento!
El barrio esta sucio por este tipo de gente, no por que haya mucha gente.

Anónimo dijo...

Al comentario de 8 de marzo a 6:06h.
Ya se entiende que la suciedad no es un problema derivado del hacinamiento; o al menos no directamente. Se podría hablar de qué clase de comportamientos incívicos provoca vivir hacinado, debido a ese malestar, pero es mejor dejar ese tema para los expertos que entiendan, que seguro más o menos nos dirían todos lo mismo.
Más que un problema de cultura yo creo que quien ensucia es porque le han malenseñado o maleducado desde pequeño y ya ni se da cuenta de lo que hace. También hay auténticos impresentables que ensucian para jorobar a los demás o van armando ruido o peste acústica, por ejemplo. Yo siempre digo que hay que distinguir entre gente y gentuza. A buen entendedor...
Y desde luego en Lavapiés hay un gravísimo problema de hacinamiento de personas. Esto ya entronca con la estafa inmobiliaria tan instaurada en este país, donde tener una vivienda en propiedad o en alquiler resulta todo un milagro económico (aparte de un robo).
Si se quiere se puede simplificar y decir que todo el que ensucia es un CERDO, cierto es.

Anónimo dijo...

Para vuestra informaci�n:
Podeis denunciar a los establecimientos que dejen cartones, cajas ... en la calle en la siguiente web:

http://www-1.munimadrid.es/SyrWeb/syrGeneral.form

Anónimo dijo...

Me podéis confirmar que el próximo pleno será el 31 de marzo.

Anónimo dijo...

El escritor Luis Quiñones, también vecino del barrio, ha escrito en su blog sobre Lavapiés y nuestro movimiento vecinal. ¿Cabe la poesía en un barrio tan sucio? Como dice él "no pasamos, porque quisimos vivir aquí". Ahí va el link: www.autobiografiaporescribirluisquinonesc.blogspot.com

Entre todos podemos construir un barrio mejor, sin excluir a nadie.

Amalia Fernández.

Anónimo dijo...

Es imposible convivir con alguien que no sabe o no quiere respetar a los demás. Es imposible.
Esto es una máxima.
Y esto pasa en cualquier lugar. Los que se dedican a destrozar las cosas y la convivencia están en cualquier lugar, en mayor o menor proporción, pero en cualquier lugar. Como dice el proverbio chino: antes de comprar una casa piensa en el vecino que vas a adquirir con ella.
Creo que se nos escapa a nuestras posibilidades ciertas cosas.
¿Cómo va eso de las grandes inversiones en Lavapiés? En fin.